7 ciudades que ya están ampliando el carril bici para combatir el coronavirus

0

Bastaría apenas que un 10% de los viajeros del transporte público se cambiasen al coche para colapsar totalmente una ciudad. Y eso no está tan lejos de ocurrir.

Ante la inminente desescalada y, tras 48 días rigurosamente metidos en nuestras casas, quién no se ha planteado, al menos en los primeros días, evitar medios de transporte habitualmente masificados como el autobús, el metro o el tren de cercanías.

La alternativa, sin embargo, no pasa por una vuelta al coche privado, que colapsaría las ciudades. Hay otro vehículo que permite preservar las distancias, agilizar el tráfico y proteger al medio ambiente. Y hay unanimidad mundial al respecto: el mejor vehículo para la vuelta a la normalidad se llama bicicleta.

Muchos ya lo han visto así y están impulsando acciones para promover este medio de transporte, que es a la vez deporte. Ciudades de todos los rincones del mundo han incrementado ya su red de carriles bici, ya sea forma temporal o definitiva. Al trabajo, piensan muchos, se llega mejor en bicicleta. Estas son algunas de las urbes que ya están manos a la obra.

Milán

La ciudad italiana creará 35 nuevos kilómetros de carril bici, quitándoselos a los coches. El plan, bautizado como ‘Strade aperte’, incluye ampliar aceras, cambiar señalizaciones y trazar marcas en la calzada.

Se trata de un caso especialmente significativo al ser la capital lombarda una de las ciudades más castigadas por la pandemia en todo el planeta. También, parece, ha sido de las primeras en reaccionar.

París

La pandemia también ha castigado con fuerza al país galo y con especial dureza a su capital, donde se concentra el mayor número de casos. La ciudad de la luz pretende afrontar la vuelta a la normalidad con un plan de movilidad que gastará 300 millones de euros en habilitar 650 kilómetros de carriles bici temporales y permanentes.

Además, la ministra francesa de Transición Ecológica, Elisabeth Borne, fue la primera en impulsar este debate, que ya han recogido el resto de países a nivel europeo y  mundial.

Berlín

Berlín ya era una ciudad ciclista por excelencia, pero con al confinamiento la bici ha ganado aún más espacio al coche. Allí se han rediseñado las marcas de las carreteras para promover el uso de la bicicleta y se están instalando carriles bici temporales durante la pandemia de coronavirus.

Los cambios en la calzada se están haciendo con la cinta adhesiva amarilla que se emplea para los desvíos provisionales por obra. Tras el éxito de un proyecto piloto a finales de marzo, la medida se están extendiendo ya por toda la ciudad y hasta 39 ciudades alemanas han remitido escritos a sus respectivas autoridades locales demandando medidas similares.

Bogotá

La capital de Colombia ha destinado 100 kilómetros para la implementación de carriles bici temporales. Y las autoridades tienen previsto seguir aumentando este número.

De hecho, según revela Forbes, fue la ciudad sudamericana fue quien inspiró el modelo que ahora están siguiendo Berlín y otras ciudades alemanas

Glasgow

En Escocia se ha optado por el modelo de las ciclovías pop-up y se están redefiniendo las calles para cuando se levante el confinamiento. Este mismo sistema se implantará también en Edimburgo y otras ciudades británicas.

Auckland

En Nueva Zelanda encontramos la iniciativa más novedosa de todas, y no solo en eta ciudad sino en varias urbes de las antípodas. Inspirados en el éxito del gran carril bici rosa que la ciudad inauguró en 2015, las calles se han pintado de colores brillantes para dar prioridad a los peatones y a los ciclistas, y se han instalado grandes maceteros y pivotes para reducir la velocidad de los vehículos.

El gobierno kiwi, además, se ha ofrecido además cubrir hasta el 90% de los costes a los municipios para ampliar las aceras o crear carriles bici.

Nueva York

La Gran Manzana estudia un ambicioso plan que podrían concretarse con 120 nuevos kilómetros para peatones y ciclistas. Las ventas de bicicletas de bajo precio han aumentado un 50% durante el mes de abril en Estados Unidos y las tiendas de bicis han permanecido abiertas al considerarse un bien esencial.

¿Y qué ocurre en España?

España ya ha anunciado su apoyo a la bicicleta como medio de transporte preferente durante la desescalada, pero las medidas son aún poco concretas. La ministra de Transición Ecológica ha recogido el guante lanzado por su homóloga francesa y ha escrito una carta a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) con propuestas para fomentar el uso de la bici, pero dependerá de los distintas ciudades el modo en que estas se articulen.

De momento, Zaragoza, Barcelona, A Coruña, Sevilla, Vigo, Albacete, Valencia, Pamplona y Valladolid han anunciado planes para peatonalizar determinadas vías durante los fines de semana o de forma provisional y a modo de prueba para evitar aglomeraciones. También Granada tiene un plan para separar mediante balizas el tránsito de bicis y patinetes, mientras que Madrid descarta de momento los carriles provisionales y apuesta por acelerar la construcción de los carriles bici ya proyectados.

¿Qué pasará en los próximos días? Es pronto para saberlo, pero las escenas vistas a partir de este sábado en las ciudades españolas hablan por sí solas: icónicas calles tomadas por ciclistas y aumentos de hasta el 325% en el uso de carriles bici en ciudades como Barcelona hacen que parezca una cuestión inaplazable. La bici hoy está en el centro del debate.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here