Allen Iverson, el rey de la NBA que no llegaba a los 185 centímetros

0

La siguiente frase va a sonar a simple perogrullada, pero hay que decir y reseñar que en el baloncesto la altura importa… y mucho. Ahora bien, ¿se puede ser el mejor jugador del mundo apenas midiendo 183 centímetros?, ¿es posible con esa altura ser la mayor estrella del All Star Game?, ¿se puede ser el máximo anotador de la mejor liga de baloncesto del planeta sin superar la barrera de los 185 centímetros?

La respuesta a todas estas preguntas es la misma… Allen Iverson.

El jugador que pasó como una estrella fugaz por los Hoyas de Georgetown, consiguió humanizar un deporte que parecía destinado solamente a los jugadores que teníamos que alzar la mirada para poder ver su figura completa. Su estilo de baloncesto playground, más propio del Streetball que de una cancha de la NBA, llegó a dominar literalmente el mundo del baloncesto en una época especialmente difícil por el nivel de los jugadores que coexistieron con él.

El más pequeño, pero el más alto de un Draft histórico

Iverson fue elegido como número 1 del Draft de 1996, un extraordinario evento que llevó a la NBA a futuros MVP como Kobe Bryant o Steve Nash, y a jugadores de primer nivel como Ray Allen, Stephon Marbury, Pedrag Stojakovic, Jermaine O’Neal o Antoine Walker.

Desde su llegada a la NBA empezó a demostrar que sus 183 centímetros eran únicos, incluso llamando la atención de un Michael Jordan que le recibió a ritmo del recordado ‘What’s up, you little bitch?’, y al que luego le respondería, con uno de los crossover más eléctricos y recordados de la historia.

Allen Iverson alcanzó el cénit de su carrera en la temporada 2000-2001 cuando fue capaz de llevar a los Philadelphia 76ers a la Final de la NBA, frente a los todopoderosos Lakers de Shaq y Kobe en su etapa de máximo esplendor. En ese momento consiguió, el 6 de junio de 2001, con 48 puntos, el récord de ser el mejor debutante en una serie Final por el Título de la NBA, pero los Sixers cayeron derrotados finalmente por un contundente cuatro a uno.

Como consecuencia de logros como este, es particularmente destacable que The Answer, a pesar de su altura, ha pasado a la historia de la NBA como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, con un talento innato para la práctica del baloncesto.

Esto toma aún más valor cuando se pone sobre la mesa el hecho de que forjó su leyenda en un tiempo en el que todavía Jordan estaba en la competición siendo el eje de la liga, el momento de eclosión y ascenso de las dos súper estrellas de los Lakers (Kobe y Shaq) y el advenimiento de El Elegido (Lebron James).

Había muchas posibilidades de que un jugador de las condiciones físicas de Iverson fuera eclipsado por todos esos jugadores contemporáneos, pero The Answer consiguió brillar con luz propia en un firmamento lleno de otras estrellas de mayor tamaño. Además, el fenómeno del recuerdo de Allen Iverson ha ido creciendo y mejorando con el paso del tiempo, convirtiéndose en un icono en la NBA.

Un pandillero entre los mejores de la historia de la NBA

Su look de pandillero de final de los 90’s, su estilo de juego más propio de Rucker Park que del Madison, su imponente capacidad de anotación o su nivel de intensidad en el juego, han sido factores determinantes para que Iverson sea considerado como uno de los grandes, incluso siendo el más bajito de ellos.

Dentro de sus mayores hitos deportivos está el haber sido MVP de temporada regular, dos veces MVP del All Star Game, cuatro veces máximo anotador de la NBA y tres veces el mejor ladrón de balones, todo ello con el añadido, de ser el jugador de menor estatura de la historia en conseguir logros de este primer nivel.

El único “pero” en su excepcional carrera deportiva, es el hecho de ser uno de los miembros más ilustres de las Estrellas de la NBA sin anillo de Campeón. Los 183 centímetros de Allen Iverson nunca fueron un hándicap, sino uno oportunidad para ser más rápido, más ágil y, sobre todo, más letal.

Como por el buen cine, por las mejores jugadas de Allen Iverson no ha pasado el tiempo, y sigue haciéndonos disfrutar, con el recuerdo de lo que era capaz de hacer entre gigantes de más de dos metros, a pesar de ser del tamaño como uno de nosotros. Inolvidable Iverson, el Rey del baloncesto que tenía tamaño de Príncipe.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here