El Ayuntamiento recurrirá la
sentencia del Caso Metropolitano

0
sentencia metropolitano
@NESTADIOATLETI

ATLÉTICO. El Ayuntamiento tiene 30 días para recurrir la sentencia. Y prácticamente tiene decidido que lo hará. La Corporación se ha propuesto trabajar en bloque para garantizar que el Atlético siga disputando sus partidos en el Wanda Metropolitano. Desde que lo hiciera el pasado 16 de septiembre cuando albergó su primer encuentro. Frente al Málaga. “Hay una realidad física. Y es que el Atleti está allí jugando sus partidos y nosotros vamos a trabajar para que siga siendo así. Para consolidar su situación y no volver al Calderón“, mantienen desde la Concejalía de Desarrollo Sostenible.

Los acontecimientos se precipitaron tras conocerse que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) había anulado el acuerdo de modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que hace relación al área que afecta al estadio Wanda Metropolitano del Atlético de Madrid. En la sentencia, el TSJMA anula el acuerdo de ordenación especial del Parque Olímpico-sector oeste y el Estadio de La Peineta en el distrito de San Blas-Canillejas de Madrid.

La sentencia falló en favor del recurso contencioso-administrativo que interpuso la Asociación Señales de Humo, organización fundada en 2002 por seguidores rojiblancos, contra este acuerdo. El Atlético se opuso a esta demanda en la que el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid se presentaron como principales demandantes.

Los motivos

El TSJM considera que hay seis de los siete motivos planteados por Señales de Humo para declarar nula la modificación del Plan. Primero, por la la errónea clasificación del suelo con vulneración de la Ley del Suelo de la CAM. Segundo, falta de justificación del cumplimiento de las determinaciones establecidas en la Ley de Ruido.

Tercero, omisión de aprobación de un informe sobre impacto de género. Cuarto, desafeción de sistemas generales en interés privado. Quinto, aprecia fraude de ley porque se evita cubrir las dotaciones que desaparecen sustituyéndolas por dinero. Sexto, desviación de poder. El listado es largo, sin duda.