El primer día que Lillo y Guardiola se vieron las caras y cómo surgió el amor

0
Juanma Lillo, presentado como asistente de Guardiola en el City

La primera vez que Pep Guardiola y Juanma Lillo se cruzaron en un terreno de juego fue el 5 de noviembre de 1995 en el Nou Camp. Dos días antes, el técnico de la Unión Deportiva Salamanca había cumplido 30 años y ostentaba, con gusto, el récord de ser el entrenador más joven en dirigir a un equipo en Primera División. No era la única plusmarca del técnico de Tolosa que, solo dos años antes, visitaba campos de tierra en su estreno en Segunda B con el club charro.

Aquel día el Barça no tuvo piedad de una inexperta Unión que cayó en el feudo blaugrana por 4-1. Guardiola, con 24 años y ya campeón de Europa, fue titular en un medio del campo culé que compartía con Roger, Celades y con José Mari Bakero algo más adelantado. En el partido de vuelta, el 26 de marzo del año siguiente, fue Jorge D’Alessandro quien estrechó la mano de Johan Cruyff en el banquillo del Helmántico porque Juan José Hidalgo, presidente de la UDS, había despedido a Lillo con el equipo ya absolutamente desahuciado. Guardiola también fue titular en aquella victoria por 1-3, aunque abandonó el feudo unionista a la hora de partido siendo sustituido por Iván de la Peña.

Se puede uno imaginar que, pese a sus 24 años, Pep Guardiola ya pensaba como futuro entrenador y que la singular propuesta ofensiva de aquella UDS desvergonzada y sin complejos le llamó la atención.

Tanto fue así que el actual entrenador del Manchester City decidió, antes de colgar las botas, en la temporada 2005-06, diez años después de su primer encuentro, unir sus destinos a los de Juanma Lillo. El técnico vasco dirigía a los Dorados de Sinaloa, de la Primera División mexicana, y hasta allí se fue a jugar Guardiola para sentirse entrenado por un tipo al que admiraba profundamente.

Así contaba otro mito, el Loco Abreu, el tiempo que compartió equipo con Guardiola y con Lillo en México, la profunda admiración que manifestaba el jugador catalán por el extécnico de la UDS, Oviedo, Tenerife o Zaragoza, entre otros.

Su elegido para entrenar al Barcelona

Este episodio mexicano tuvo lugar dos años después de que Juanma Lillo estuviera cerca de llegar al Fútbol Club Barcelona. El Barça celebraba elecciones en 2003 y uno de los candidatos, el prestigioso publicista Lluis Bassat, se presentaba con la apuesta de Pep Guardiola como director deportivo. De haber ganado aquellos comicios, el técnico elegido para entrenar al primer equipo culé habría sido, efectivamente, Juanma Lillo. Sin embargo, Laporta se impuso y Pep continuó jugando al fútbol y preparándose para lo que, cinco años después, sería el mejor ciclo blaugrana de la historia.

Durante estos últimos años, Lillo ha trabajado en muchos lugares, no con demasiada suerte en la mayoría de ellos. Dirigió en Primera a la Real Sociedad y al Almería y últimamente, ligó su destino al de Sampaoli, al que asistió tanto en el Sevilla como en la selección de Chile. Entrenó, además, a Villa y a Iniesta en el Visel Kobe, y la pandemia de coronavirus le obligó a abandonar recientemente al Qingdao Huanghai de la Superliga china.

Ahora, ha vuelto a unir sus destinos a los de Pep Guardiola fichando como entrenador asistente en el Manchester City. Ocupa así la plaza vacante que dejó Mikel Arteta, actual técnico del Arsenal. En 2012, Lillo declaró que Guardiola era “como su hijo” y ahora están, tantos años después, de nuevo trabajando juntos.

“Estoy encantado de incorporarme al equipo técnico del Manchester City. Mi relación con Pep viene de hace muchos años y estoy muy feliz por unirme a él como parte de este magnífico equipo. El Manchester City ha conseguido muchos éxitos en los últimos años realizando un fútbol muy vistoso a la altura de lo que se espera de este club y de su entrenador. Es un placer poder formar parte de este grupo y espero contribuir enormemente al éxito del club de ahora en adelante”, aseguró Juanma Lillo en su presentación.

Por su parte, el director de fútbol del equipo citizen, Txiki Beguiristain, también valoró el fichaje del entrenador donostiarra. ”Tiene una larga experiencia alrededor del mundo, ha trabajado en grandes equipos y va a ser de gran valor para Guardiola. Esperemos que tenga un rol destacado en el regreso de la Premier“, comentó. Lillo ya forma parte del equipo de Pep y ha firmado contrato hasta junio de 2021.