El Real Madrid sigue en Copa al imponerse en Salamanca ante un más que digno Unionistas

0

La lógica imperó y el Real Madrid sigue adelante en la Copa del Rey después de vencer al Unionistas en Salamanca por 1-3 en un entretenido partido caracterizado por el dominio técnico de los blancos y por la loable actitud del equipo charro.

Pese a la evidente diferencia de categoría, Zidane se tomó muy en serio en partido de Salamanca. Dejó en Madrid a algunos titulares como Sergio Ramos o Kross, pero presentó en Las Pistas un once que, de medio campo para adelante, estaba lleno de calidad. El Real Madrid salió con Areola en la portería, Carvajal, Militao, Nacho y Marcelo en defensa, Casemiro, Valverde y James en el centro del campo, con Bale, Vinicius y Benzema en la punta de ataque.

La primera parte fue muy competida. Unionistas no le perdió la cara en ningún momento al partido y supo jugar con sus armas, que también contemplaban un campo de reducidas dimensiones y helado en algunas zonas a causa del duro invierno salmantino.

El tanto del Real Madrid llegó en el minuto 18 cuando Gareth Bale, al que Zidane pareció haber castigado haciéndole jugar en Las Pistas, aprovechó un grave error defensivo del central izquierdo y del portero de Unionistas. El galés marcó con la derecha y, tras marcar, no hizo ni un mínimo gesto de alegría, en una actitud que no gustará a ningún madridista.

La segunda parte comenzó con el mismo guion: superioridad técnica del Real Madrid y muy buena organización táctica de Unionistas, cuya actitud a lo largo de todo el partido fue digna de aplaudir. Brais, el portero gallego del equipo charro, se redimió del fallo del gol encajado con un auténtico paradón ante un disparo a quemarropa del colombiano James, que volvió al equipo fuera de forma y pasado de kilos.

Enésima lesión de Gareth Bale

En dos minutos de esa segunda parte, Bale se retiró con la enésima lesión que sufre desde que llegó al Real Madrid y con el gol de Unionistas, tras un brillante disparo de Álvaro Romero, que aprovechó un clamoroso fallo defensivo de Militao. Lo mejor que hizo el Real Madrid en toda la noche fue no dejar crecer a Unionistas, ya que se volvió a adelantar en el 61, solo tres minutos después del empate. El gol fue de Góngora en propia meta al intentar sacar un remate en semifallo de Brahim que ya se colaba en la portería charra.

Unionistas, que solo cuenta con seis años de historia y que está luchando por no descender del grupo II de la Segunda División B, no se arredró e intentó salir a la contra en repetidas ocasiones. Carlos de la Nava pudo empatar en el 64, aunque el Real Madrid había metido una marcha más para sentenciar el encuentro cuanto antes y no volver a pasar por el susto que le provocó el gol de Romero.

Entraron Jovic por Benzema e Isco por James y el dominio fue muy evidente del Real Madrid, pero, curiosamente, la ocasión más clara volvió a ser para De la Nava, que pudo empatar en el 79 después de un saque de esquina de Góngora aunque el remate inocente fue detenido por Areola.

Brahim aprovechó sus minutos y marcó

En el minuto 85, Brahim Díaz pegó un zapatazo tremendo que se estrelló en el palo después de que Brais hiciera la estatua. En la misma jugada, Carvajal centró templado para que Vinicius rematara solo, el portero de Unionistas rechazó y el despeje fue a Jovic que impactó de nuevo con el palo, en lo que fue una triple ocasión de gol para el Madrid.

En el tiempo de prolongación, el malagueño Brahim, con diferencia el madridista que mejor aprovechó sus minutos, sentenció el encuentro con un gran disparo que puso el colofón al partido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here