Tal día como hoy, 22 de abril, pero de 1916: El primer ídolo del fútbol español debutaba bajo los palos

1

La importancia que Ricardo Zamora, apodado El Divino, tuvo para la historia del fútbol español es que, casi 120 años después de su nacimiento, aún se mantiene, por ejemplo, su apellido para designar al portero menos goleado de cada temporada. O que, todavía en ocasiones, se emplea el término zamorana para definir un concreto despeje con los brazos que puede realizar un guardameta.

Pero fuera de estos hechos meramente anecdóticos, hoy recordamos que tal día como hoy, 22 de abril, pero de 1916, Ricardo Zamora debutó, con solo 15 años, en la portería del Real Club Deportivo Espanyol de Barcelona. Y es relevante, porque en ese momento comenzó la leyenda del primer ídolo del fútbol español, del primer crack tal y como lo conocemos en la actualidad, del Messi o del Cristiano de los albores del fútbol en nuestro país y en todo el continente.

Nunca, hasta la aparición de El Divino, un portero había resultado tan fundamental para la suerte de un equipo. Antes de él, solo destacaban los delanteros goleadores; justo hasta que llegó un porterazo que paraba sus remates. Ligado al Espanyol de por vida, falleció a los 77 años siendo empleado del club, por entonces, de Sarriá; fue el primero que jugó tanto en el Fútbol Club Barcelona (1919-1922) como en el Real Madrid (1930-1936) y formó parte del equipo nacional que conquistó la plata olímpica para España en los Juegos Olímpicos de Amberes en 1920.

La Guerra Civil provocó su exilio y el abrupto final de su carrera, que llegó, en 1938 en las filas del Niza francés. Una vez concluida la contienda fratricida, regresó a España y protagonizó una dilatada y exitosa carrera en los banquillos españoles. Especialmente reseñable fue su paso por el Atlético de Madrid, con su denominación de Atlético Aviación, con el que ganó dos Ligas, aunque también dirigió a equipos como el Celta, el Málaga, el propio Espanyol, y hasta la selección española en 1952.

Su trayectoria fue premiada en 2012 por la FIFA, que le incluyó en su particular Salón de la Fama, siendo el segundo portero en lograr tamaña distinción, únicamente por detrás del ruso Lev Yashin.

Ricardo Zamora falleció en 1978 después de haber visto jugar en Primera División a su hijo que, en las filas del Valencia, llegó a conquistar dos Copas de Ferias, el primer antecedente de la actual Europa League.

1 COMENTARIO

  1. […] La Guerra Civil destrozó por completo el Stadium Metropolitano ya que se encontraba prácticamente en la línea del frente de la Ciudad Universitaria. Por ello, el Atlético Aviación se vio obligado a jugar sus partidos en los primeros años 40 en el campo de Chamartín y en el de Vallecas, donde consiguió sus primeros títulos de Liga con Ricardo Zamora de entrenador. […]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here