Tal día como hoy, 27 de abril, pero de 2011: Mourinho hace la pregunta del siglo, ¿Por qué?

0

Nunca dos palabras, con sus correspondientes signos de interrogación, al principio y al final, ocuparon tantas páginas de periódicos, tantos minutos de radio y de televisión, tanto espacial en los digitales deportivos de medio mundo. ¿Por qué? Nada más. Y nada menos.

Florentino Pérez fichó a José Mourinho para intentar cerrar una etapa aciaga del Real Madrid en la Champions y para buscar la manera más efectiva de hacer sombra al brutal Barça de Guardiola, que se paseaba por los campos de España y de Europa. Y, con sus luces y, sobre todo, con sus sombras, el portugués cumplió con el objetivo.

Pese a que las derrotas con el Barça siguieron, Mourinho consiguió sacar de sus casillas al técnico catalán, dio a su equipo el plus de agresividad que le había faltado en los años anteriores y, pese a no ganar ninguna Champions, le llevó a las semifinales durante las tres temporadas en las que el luso habitó el banquillo blanco.

Mourinho protagonizó ruedas de prensa antológicas, pero por ninguna se le recuerda más como por aquella que se produjo tal día como hoy, 27 de abril, pero de 2011. El Real Madrid acababa de caer 0-2 en el Bernabéu ante su máximo rival en la idea de las semifinales de la Champions League. Pitó el alemán Stark y al técnico portugués no le gustó su actuación.

“Estamos hablando de un equipo fantástico, que nadie cambie mis palabras, pero no entiendo por qué en un partido como hoy, equilibrado, hace lo que ha hecho. Los árbitros en el fútbol están para asegurar la igualdad entre todos. Después que gane el mejor”, empezó Mourinho, que siguió asegurando que “Guardiola es un fantástico entrenador de fútbol pero ha ganado una Champions que a mí me daría vergüenza ganar con el escándalo de Stamford Bridge. Y este año, si la gana, será con el escándalo del Bernabéu”.

Y ahí fue cuando empezó la retahíla de preguntas más famosas de la historia de las ruedas de prensa del fútbol moderno. Por qué, por qué, por qué; seguidas, cada una, por el apellido del árbitro que, a su juicio, había favorecido al Barcelona en los años anteriores. Sin duda, genio y figura el técnico portugués.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here