Tal día como hoy, 29 de abril, pero de 2014: Un Madrid imperial destrozaba al Bayern en Múnich

0

¿Hay alguna forma de parar al Madrid a la contra?“. “No”. Así de claro y contundente contestó Pep Guardiola a la pregunta de un periodista tras sufrir una de las peores derrotas de su carrera.

Un 29 de abril de 2014 el Real Madrid completó en Múnich un partido para el recuerdo del fútbol mundial. Hasta entonces, Baviera había sido un auténtico martirio para los blancos. Esa maldición la rompieron los de -entonces- Ancelotti, endosando un 0-4 al Bayern, que defendía el título de campeón, en semifinales de la Champions. Pocos encuentros entre dos grandes -y menos en la competición continental- se recuerdan en los que uno de ellos no ofrece señales de poder meterse en él.

Antes de alcanzar el minuto 20, Sergio Ramos, practicando para la final de Lisboa, ya se había suspendido en el aire dos veces para batir a Neuer. En ambas celebraciones, el camero se llevó las manos a las orejas. Pocos jugadores le tenían más ganas al Bayern que él, después convertirse en mono de feria para los alemanes tras fallar estrepitosamente el penalti de las semis de 2012. Los de Guardiola, con el 1-0 de la ida en el Bernabéu, estaban ya despidiéndose de la ‘Orejona’.

Minuto 33. Ribery pierde el balón en la frontal del área del Real Madrid y en 10 segundos somos testigos de una de las contras más impresionantes que se han visto. Nueve toques de balón para que Cristiano superase a Neuer y pusiese el 0-3 en el marcador. El Séptimo de Caballería, como animales a la caza de su presa. Posiblemente, con Di María, Bale, Benzema y CR7 hayamos vivido el Madrid más letal al contraataque.

Faltaba la guinda del pastel. Lisboa llevaba 70 minutos a la vista, pero, si ya de por sí el conformismo no suele ir de la mano del Real Madrid, menos lo iba de ese equipo. Cristiano convirtió una falta desde la frontal y por debajo de la barrera en el 0-4 definitivo. El final perfecto para una noche perfecta.

Ese partido marcó también la modificación del reglamento de la Champions. El lamento de Xabi Alonso en el césped del Allianz tras hacer una entrada que le costó la amarilla -con 0-3 en el marcador- y la imposibilidad de estar en la final, le quitó el sueño a la UEFA. A partir de la siguiente temporada, los jugadores quedarían libres de tarjetas a partir de semifinales.

¿Qué ocurrió después de ese antológico partido en Múnich? Fue el inicio de la época de oro del Real Madrid en Europa. Fue el despertar de las siguientes 4 Champions en 5 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here