Tal día como hoy: Un 23 de abril, pero de 1987: El histórico clásico de los 8 contra 11 en Uruguay

0

Uruguay es, si acaso junto a Holanda, el país del mundo con mayor número de futbolistas de élite por habitante y por kilómetro cuadrado. Por eso en ambos países, especialmente en el sudamericano, el fútbol se vive como una auténtica religión. Y por eso allí nadie olvida lo que sucedió tal día como hoy, un 23 de abril, pero de 1987.

Lo llaman el clásico de los 8 contra 11 y lo jugaron, claro, los dos equipos más exitosos de la historia del fútbol en Uruguay: Nacional y Peñarol, ambos de la capital, Montevideo. Seguro que si se hiciera una encuesta entre los hinchas de Nacional para hacer desaparecer uno de los cientos de derbis que han disputado a lo largo de la historia contra su máximo rival, escogerían este.

Y eso que fue un partido amistoso, aunque esa palabra no aparece en el vocabulario de los dos mejores equipos uruguayos de la historia. Se trataba de un cuanto menos extraño triangular llamado Copa de Andalucía, que se disputó en el Estadio del Centenario, en Montevideo, y con el Betis sevillano como tercer equipo del curioso cartel.

El partido entre Peñarol y Nacional fue de todo, menos amistoso. Como si se jugaran los puntos para imponerse en el Apertura, ambos equipos salieron al campo del mítico Centenario con todo. Comenzó marcando Ricardo Viera para Peñarol en la primera parte y Jorge Cardaccio igualó para Nacional nada más reanudarse el encuentro tras el descanso. Pero en el minuto 68 del encuentro, el árbitro, Daniel Cardellino, expulsó al propio Viera. Y solo siete minutos después, a sus compañeros de Peñarol José Herrera y José Batlle Perdomo. Quedaba un cuarto de hora y Peñarol solo podía optar a aguantar el empate ante el empuje de Nacional.

El periódico La Mañana relató los minutos clave del partido bajo el título de “En la lista de los imposibles, había un lugar”. Y lo hubo porque Peñarol no solo fue capaz de evitar que le marcaran un gol, sino que Jorge Cabrera, en el 83, transformó un penalti que dio la victoria más imposible de toda la historia de Peñarol.

Aquel encuentro supuso un antes y un después en la rivalidad que de siempre mantenían, y lo siguen haciendo, Peñarol y Nacional. Desde aquel momento, Peñarol tomó una distancia respecto a su gran rival que aún, a día de hoy, no se ha logrado restañar por completo. Y todo, después del mítico clásico de los 8 contra 11.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here