Un nuevo Marcos Llorente

0
Marcos Llorente, en el partido del domingo en San Mamés

El jugador rojiblanco le ha dado la vuelta a su situación y ahora parece casi indiscutible para un Cholo que ve en él un proyecto esperanzador de futuro.

Una de las posiciones más críticas y difíciles de jugar en el Atlético de Madrid es la de mediocentro. No cualquiera pasa las pruebas que Diego Pablo Simeone va poniendo a los candidatos para ocupar ese puesto en el campo al lado de Koke Resurrección y Saúl Ñíguez, pero parece que Marcos Llorente está consiguiendo convencer al preparador argentino de que es el hombre adecuado.

No hay duda de que hay un antes y un después en la visión colchonera acerca de este mediocentro con sus salvadores goles en Anfield. Para entonces ya empezaba a contar con el beneplácito de un Cholo que veía potencial en él.

Sus ganas han estado fuera de toda duda desde su llegada el pasado verano, pero el hecho de venir de donde vino, del eterno rival, y de tener graves fallos en sus primeras apariciones, que en algunos casos costaron goles en contra, algo imperdonable para Simeone, le supuso una larga temporada en el banquillo e incluso en la grada, como bien recordaba AS al comienzo del curso.

Un 2020 muy prometedor para Llorente

Sin embargo, todo cambió a partir del comienzo del 2020, con una buena Supercopa de España en la que hasta pudo marcar en aquella remontada para la historia frente al FC Barcelona en semifinales. Hasta entonces, Llorente había participado en 13 partidos, 12 en LaLiga Santander y uno en la Champions League, sumando un total de 328 minutos. Pero, a partir de enero empezó a encadenar titularidades, encuentros completos y buenas actuaciones hasta superar de manera contundente en un par de meses esa cantidad de minutos.

Por ello, poco a poco se está convirtiendo en uno de los jugadores de mayor futuro para el mediocentro de un Atleti que pagó una cantidad de dinero importante para hacerse con su propiedad, con el pensamiento de limarlo y conseguir que fuera una pieza indispensable del nuevo proyecto del club, con el que se pretende volver a ser, en William Hill fútbol, uno de los equipos más dominantes tanto en España como en Europa.

Precisamente, uno de los motivos por los que el conjunto rojiblanco está tranquilo en el tema de Thomas Partey, ante la especulación de que se vista con la camiseta Nike del París Saint-Germain la próxima temporada, es la confianza en que el crecimiento de Llorente en el equipo pueda suplir al ghanés si es que este finalmente decidiera tomar la puerta de salida.

El premio a la constancia

Su excelente físico, el cambio de ritmo tan potente que tiene, su buena conducción o la llegada por sorpresa desde atrás son algunas de las cualidades por las que le ficharon y ya ha podido demostrar en el Atlético de Madrid. Pero ahora, también se ha convertido este centrocampista en un recuperador nato, un jugador mucho más táctico y que entiende qué movimientos ha de hacer y cuándo, además de que sabe dónde no puede arriesgar con el balón gracias a estos meses de aprendizaje al lado del maestro Simeone.

Así, se postula como el siguiente en la jerarquía de una medular en la que siguen comandando Saúl y Koke, seguido de Thomas y ya con Llorente cada vez más como una alternativa real para los esquemas diferentes en cada encuentro del Cholo. Por lo tanto, si se fuera el ghanés, ese hueco sería para el madrileño, que bien ha esperado a su momento sin hacer mucho ruido para conseguirlo.

En definitiva, en el Atleti se está pudiendo ver en este 2020 a un Llorente que ha pasado las pruebas de fuego impuestas por Simeone a cualquier centrocampista que quiere triunfar en el Wanda Metropolitano. Ahora solo queda ver cómo sigue creciendo en una entidad que le da nombre y posibilidades de triunfar al más alto nivel.